Comenzamos señalando que la palabra emoción viene del latín ‘emotio’ y se refiere a la variación efímera del estado de ánimo. La emoción se caracteriza porque genera en quien la vive una motivación, una decisión de aceptación o rechazo un impulso para seguir con un proceso determinado.  En el marketing de emociones es clave la memoria, porque en ella se guardan las emociones que sentimos y que aquello que nos rodea nos hace sentir, por ello es muy importante para las marcas y juega un papel primordial.

Hoy en día, los consumidores buscan sentirse atraídos por la marca más que por el propio producto o servicio de la empresa. Es decir, sentirse identificados con lo que ven antes que consumir un producto ya que, en ocasiones, puedes consumir un producto y olvídate de la marca. Cuando se capta a un usuario o cliente  a través de las emociones y de lo que le hacemos sentir en su interior, se fideliza y a largo plazo es mucho más valorable y se obtienen mejores resultados.

Un consumidor se deja llevar por lo que ve y le transmite la marca, por eso es muy importante cuidar el contenido de, por ejemplo, las publicaciones que realizamos en redes sociales, cuidar la estética de nuestra marca, la ortografía y las faltas ortográficas, el trato y las respuestas a las preguntas que nos plantean. Una mala experiencia siempre será recordada y, además, supondrá rechazo hacia la propia marca por eso es muy importante cuidar todos los detalles que rodean a la marca. 

Si una marca  conoce perfectamente a su cliente y seguidor, sabe qué espera, qué le gusta y cómo lo quiere, podrá llevar a cabo un correcto marketing de emociones. Los usuarios quieren y esperan que las marcas le den aquello que esperan y de ahí, como siempre comento, es súper importante conocer al consumidor y al seguidor: si no ofreces lo que quiere, estás perdido.  Todo esto, aunque creamos que no es importe, lo es y conseguirá que nos acerquemos al cliente de forma emotiva y emocional, lo que se traduce en recuerdos a largo plazo y positivos. Un cliente feliz estará fidelizado y nos recomendará.

Por eso mismo siempre hay que cuidar cada uno de los detalles de nuestra marca personal y, las redes sociales, páginas webs y blogs, son un gran medio para aumentar y desarrollar de la manera correcta el marketing de emociones.

Categorías: Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies